Inicio

EL SOL PONE EN FORMA PARA LAS OLIMPIADAS

Ya en la Antigüedad, los médicos utilizaban la fuerza de los rayos solares como medio curativo. No se sabe si los deportistas olímpicos de aquellos tiempos incluían conscientemente el sol en su programa de entrenamiento, pero se puede suponer que también ellos entrenaban preferentemente al aire libre para aumentar así su fuerza. Este no era un enfoque equivocado, según se ha demostrado ahora científicamente, más de 2000 años después de los primeros Juegos Olímpicos de la antigua Hélade.

El Dr. Dietmar Alf, especialista en medicina deportiva en la base olímpica de Rhein-Ruhr de Essen, propuso a deportistas de diferentes disciplinas que se tumbaran en un banco solar. La esencia del estudio residía en documentar científicamente los efectos a largo plazo de los rayos UV sobre el rendimiento de los deportistas de élite. Los candidatos acudieron una vez a la semana a solarios con luz de propiedades parecidas a las de la luz natural y se sometieron a una dosis de rayos UV, muy por debajo de la dosificación suficiente para provocar eritemas solares. El resultado fue el aumento del rendimiento de todos los deportistas.

El sistema inmunológico de estos atletas después del tratamiento "natural" se vio reforzado como nunca, de forma que se redujo notablemente su propensión a contraer infecciones. Esto supuso un avance de especial importancia para los deportistas que se estaban entrenando de cara a los Juegos Olímpicos de Sydney.

Lo que se aplica a los deportistas de élite también es válido para el resto de los usuarios de bancos solares. Visitar un centro de bronceado con regularidad ayuda a mejorar la forma física. Los solarios modernos le permiten en cualquier momento relajarse, liberar tensiones y mejorar la condición física al mismo tiempo. Es una razón más para visitar con cierta asiduidad un centro de bronceado.
BRONCEADO Y SALUD
Inicio » Hech.&Consej. » BRONCEADO Y SALUD » EN FORMA PARA LAS OLIMPIADAS